Angelina Cruz Osorio / Alondra Neri Martínez y Luis Ángel Neri Martínez

  • Hola! Escribimos esto con amor y cariño para las personas mas especiales que han marcado nuestras vidas.

    Primero que nada queremos agradecer a nuestras madres queridas, porque en nuestros logros y tropiezos siempre estuvieron ahí con nosotros brindándonos su confianza, porque de no ser por ellas hoy no seríamos las persona que somos, que el tiempo estuvimos allí nos dieron todo empezando por su cariño, comprensión, apoyo incondicional, gracias a ellas nunca nos faltó un techo donde dormir, vestimenta, comida, estudios y nos enseñaron a valorar las cosas pero sobre todo a las personas que están a nuestro lado, el tiempo que estuvimos ahí vivímos experiencias maravillosas asi como también conocímos personas especiales GRACIAS a ellas hoy tenemos hermosas anéctodas que contar a nuestros amigos, presumir de tan bonita infancia que vivimos, porque con esfuerzo, dedicación y amor han logrado que muchos de sus niños (incluyéndonos) hoy en dia valoremos todo lo que hicieron por nosotros y el orgullo de decir: Yo! Crecí en el Albergue Infantil Josefino y viví la etapa mas hermosa de mi vida al máximo y agradesco a nuestras madres queridas por haber logrado hacer de mi una persona útil y que le echan ganas a la vida”. Porque déjame mencionar que no todos tienen este gran privilegio, agradecemos a Diosito por haber tenido esos planes para nosotros… Pues bien éstas palabras nos salieron desde el corazón y esperamos con todo nuestro cariño les haya servido de gran utilidad para darse cuenta lo maravilloso que es el Albergue Infantil Josefino A.C y crecer en un lugar como éste no es una vergüenza, es un ORGULLO! Y un privilegio..

    Con amor

    Alondra Neri Martínez Y Luis Angel Neri Martinez.

    Alondra Neri Martínez y Luis Ángel Neri Martínez
  • Primero que nada quiero agradecer a las hermosas y maravillosas madres que tuve que fueron para mí un gran ejemplo a seguir.   Porque durante el tiempo que estuve en el Albergue Infantil Josefino siempre trate de demostrar todo lo que ellas me enseñaban y querían que yo siguiera por el camino del bien. Aunque en ocasiones les falle.

    Sé que ellas solo querían que yo fuera una excelente hija, siempre admire el gran trabajo que hacían ellas por nosotros sus hijos (as), que era protegernos a sus hijos(as), darnos amor, se desvelaban en cuanto se enteraban que algún niño(a) se encontraba enfermo(a), fue maravilloso vivir en un hogar donde te enseñan cosas muy bonitas y donde conoces el tener una familia muy unida y que siempre están para ti en cuanto la necesites. He tenido recuerdos muy bonitos de mi pequeño hogar…   como las veces que entre las niños (as) organizábamos una pequeña ceremonia para el día de las madres, o cuando eran días domingos las niñas hacíamos la comida y poníamos la mesa en compañía de nuestras madres, lo que más me gustaba era que en cuanto llegábamos de la escuela ya cansados de un largo día de estudios, llegábamos con mucha hambre, teníamos una rica y exquisita comida servida en nuestra mesa. Después teníamos que ir hacer nuestros deberes y tareas de la escuela, en cuanto no entendíamos algún trabajo de la escuela preguntábamos y siempre estaban ellas al pendiente de nosotros, nos explicaban y enseñaban como hacerlo, no importa las veces necesarias que tenían que hacerlo, siempre eran pacientes. Y no dejaban que nos quedáramos sin resolver el problema. También lo que me gustaba era que te ofrecían una extensa variedad de cosas para que aprendieras como las clases de computación, los talleres de panadería, corte y confesión, estítica, ingles, hortalizas y muchas coas mas ellas te ofrecían todo eso a cambio de que aprendieras y te divirtieras. Gracias a ellas aprendí cosas nuevas y que el día de mañana me iban hacer de mucha utilidad y a servir.   Nunca imagine que hubiera madres tan maravillosas como ellas. No puedo demostrarles lo agradecida que estoy con ellas, por todas las cosas buenas que me enseñaron, porque gracias a ellas hoy soy una excelente madre, le he enseñado a mi pequeña hija los mismos valores que ellas me enseñaron, he llevado a mi hija de mi mano por el camino del bien. Ellas me enseñaron que cuando te caes debes levantarte y seguir adelante. No importa el camino por el que tienes que atravesar, siempre y cuando no debes darte por vencida si no seguir luchando por lo que anhelas y deseas.

    Gracias a Dios que es tan poderoso he conocido a estas ángeles maravillosas, unos seres de una belleza incomparable y de un corazón enorme repleto de vida y esperanza. Estos ángeles, de indudable bondad y compasión, ofrecen paz a todo aquel que tiene la suerte de saber de su existencia. A demás, estas preciosas seres, ofrece su amistad a cambio de muy poco… de respeto. Mucha gente duda sobre la existencia de dichas seres, los compadezco, pero yo conozco a varias. Las únicas ángeles sin alas, las únicas ángeles que vive entre seres humanos. Y puedo decirles y asegurarles que son maravillosas. Les agradezco todo lo que hicieron por mí, por el tiempo que me tuvieron y que estuvieron al pendiente de mí, que nunca me faltara nada. Les agradezco por todas las atenciones que tuvieron conmigo, siempre les voy a estar agradecidas y siempre las llevare en mi corazón.

    Angelina Cruz Osorio.

    Angelina Cruz Osorio